miércoles, 15 de junio de 2016

Declaraciones de López Otín en Trubia

Creemos de suma importancia reproducir las declaraciones del eminente bioquímico e investigador D. Carlos López Otín, máxime cuando las mismas han sido retiradas del periódico que las publicó. Esta declaración se ha realizado en una conferencia en Trubia (Asturias) titulada: "los genomas de la vida y la enfermedad, mirando al futuro"

"Aquellos que todavía piensan que la vida tiene un componente divino y sobrenatural se equivocan. La vida, desde el punto de vista científico, se escribe en una gran pizarra que alberga tres millones de letras y se encuentra en cada una de nuestras células. Todas nuestras instrucciones biológicas están ahí". 


Creo que es una interesante reflexión que viene a sumarse a las muchas que han ido produciéndose a lo largo de los últimos años y es de la mayor importancia a la hora de analizar la vida y la intervención de seres divinos o celestes en la misma. 

viernes, 11 de diciembre de 2015

PARA ENTRETENER LA ESPERA

PORTADA LIBRO
Muchos de vosotros me habéis comentado, para cuando estará el ensayo sobre religión, pero antes de su publicación tenemos que alternar varias otras publicaciones que ya están en curso. 
Como la que hoy os presentamos. 
Se trata de un manual, una guía para la búsqueda de trabajo y soluciones para el día a día de la vida cotidiana. No obstante, hay un capítulo entero dedicado a la religión, se titula “Dios proveerá” y en el mismo hemos recogido el estado general de investigación y opinión actual acerca de por qué se produce el fenómeno religioso. 
Es un breve y escaso aperitivo, pero al menos es algo donde orientarse. Para quien esté interesado, el libro se puede conseguir contra reembolso en la página de la editorial: ELSASTREDELOSLIBROS
Físicamente, en librería, está de momento en las librerías Cervantes y Ojanguren de Oviedo y también en sus webs respectivas. 
El propio autor también dispone de algunos ejemplares para los más cercanos, pero mejor su adquisición por librería o editor.

Creo que la lectura es divertida y amena, ilustrativa, y con invitación  a la reflexión y al autoanálisis. No es un libro políticamente correcto, pero tampoco busca la polémica especialmente. Es un libro para el aprovechamiento del lector más que para la gloria y el lucimiento del escritor, que suele ser lo habitual. 

martes, 17 de marzo de 2015

LO PROMETIDO: EXCURSO FINAL Y DESPEDIDA.

           La búsqueda que iniciamos en Diciembre de 2012 ha concluido. Has sido una larga caminata, una peregrinación intensa. Pero no hemos encontrado la iluminación sino la luz pura y simple. La luz natural y la luz de los fenómenos alterados de consciencia. Porque esa es la respuesta que estábamos buscando desde el principio: una explicación para los fenómenos religiosos y las experiencias místicas ( o de iluminación) dentro de la racionalidad, sin el recurso a fenómenos que supongan la alteración de las leyes físicas, en definitiva de las leyes de la naturaleza que los milagros y otras aseveraciones transgreden sistemáticamente.
      Gracias a esa intensa búsqueda hemos podido descubrir con un grado de certeza totalmente satisfactorio, que la religión no es más que la exploración, socialización y manipulación interesada, histórica a la vez que progresiva de experiencias de consciencia alterada, que tienen carácter universal y están neurológicamente integradas. Esta experiencias pueden estar provocadas por consumo de sustancias psicotrópicas, alucinación hipnogógica, experiencias cercanas a la muerte, bailes intensos y rítmicos, cadencias sonoras (como cantos repetidos, palmas, tambores etc...), fatiga, hambre, privación sensorial de cualquier tipo, dolor extremo, concentración  extrema (similar a la meditación oriental), incluso migrañas, corrientes eléctricas, epilepsia, esquizofrenia o cualquier otro estado patológico (seguimos a David Lewis-William&David Pearce, básicamente). Se sabe también y se ha podido comprobar en muchas experiencias que el cuerpo, diríamos mejor el  cerebro, que entra en ese estado de consciencia alterada vive algo similar a lo que los orientales entienden por iluminación, los cristianos el éxtasis místico y los chamanes simplemente estar en trance, y que no es más que un cúmulo de percepciones ópticas (flashes, parpadeos, luces que giran, túneles de luz, etc...) y sensoriales que luego van a ser interpretadas y socializadas de acuerdo a los cánones culturales de quienes las experimentan y que constituyen la base precisa para mitos, dioses, cielos, infiernos, existencia del más allá, contacto con los muertos y con los espíritus y en general todo aquello que conocemos como sentimiento religioso, religiosidad, y que deriva directamente en sus primeros estadios, de esas experiencias de consciencia alterada que en realidad carecen de sentido más allá o fuera, de la mente de quien las está experimentando (o sufriendo en muchos casos).
      Pero eso lo sabemos ahora y lo conocemos hoy porque se han comprendido y estudiado muy a fondo los efectos del LSD y de otros alucinógenos así como de las experiencias vividas en hospitales con pacientes que pueden luego relatarlas a médicos y científicos que saben interpretar adecuadamente estos fenómenos sin recurrir a  nada sobrenatural. Y no solo consecuencia del LSD, también se conoce y está suficientemente documentado y probado que esos  mismos estados pueden provocarse y alcanzarse con setas y otras plantas bien conocidas, amén de usadas desde los albores de la humanidad; y además se ha comprobado la universalidad de estos fenómenos y su antigüedad a lo largo y ancho de civilizaciones y continentes y además es una característica común  a todos los seres humanos actuales. Ha sido gracias a la constatación de esa universalidad como se ha podido concluir que la religión constituye una interpretación “local” del sentimiento espiritual común a toda la humanidad y en particular al género homo (en consonancia con Dick Swab en este último razonamiento). Hoy contamos con una base real, científica y firme sobre la que apoyarnos con seguridad y como sabemos el camino para experimentar y controlar estos fenómenos, cualquiera los puede experimentar en su propio cuerpo y comprender con facilidad que todo lo apuntado más arriba es cierto y que Dioses, diablos, infiernos o cielos son solamente productos de la mente alterada, pero sobre todo de su socialización y de su interpretación posterior en estados ya normales de pensamiento, sin más base ni soporte extracerebral que el que nosotros le damos con nuestra imaginación, pero sobre todo con el entorno cultural donde se reajustan y calibran esas experiencias. Y todo ello unido a la avidez que siente el  hombre por dignificar su muerte y por no sentir que esta pueda poner fin a su existencia, en definitiva por el miedo atroz que nos produce la sensación de imaginar siquiera que un día dejaremos de ser lo que somos, o que nuestros actos no responden a una voluntad superior que nos guía, nos conforta y nos protege.
      En base a estos conocimientos no cabe mayor duda ni mayor angustia, pues nosotros no entendíamos la religión como liberadora y consoladora sino todo lo contrario, como una férrea e innecesaria disciplina que viene a coartar, limitar y controlar los actos del hombre, sometiéndolo a una vigilancia amenazadora. Ahora todo aquello que nos constreñía y nos angustiaba ha quedado resuelto y perfectamente “iluminado”. Partimos de una religión en concreto, aunque cualquiera hubiera servido igual, para tratar de entender todo el fenómeno en su conjunto y el seguimiento histórico de esa religión, desde su tortuosa génesis hasta la actualidad, nos abrió la puerta de par en par y nos dio las claves para ir comprendiendo “de donde procedía todo”, luego hicimos extensivo ese conocimiento a otras religiones, al arte, a la música, a la literatura y así a multitud de campos donde las experiencias alteradas de consciencia marcan la pauta creativa y cada pieza encajó a la perfección en ese gran puzzle que es la experiencia y la creación humana.
      No obstante lo anterior, la espiritualidad existe y cada persona debe experimentar la suya como mejor lo estime, y si para ello precisa apoyarse en religiones o guías que le hagan innecesario cualquier esfuerzo o le suplan acertadamente sus anhelos, no seremos nosotros quienes le desaconsejemos tal empresa. Solo le sugerimos que valore otras propuestas, otras experiencias y sobre todo que no desprecie los conocimientos contrastados y racionales. Ya se que esos supuestos chocan de plano con el sentimiento religioso, pero cada avance ha chocado históricamente y que sepamos, ha sido la religión la que ha tenido que retroceder siempre a cada nueva evidencia científica. Fenómeno lógico una vez que se conoce quien y como principió el fenómeno y le dio cuerpo y escrituras.
      A la par con todo ello resulta bien obvio que tras nuestra desaparición serán solamente nuestras obras y aquellos átomos que conformaban el envoltorio, los que nos trasciendan. Todavía no tenemos todas las certezas acerca del comportamiento atómico o subatómico de aquello que somos, de nuestra materia, con posterioridad a su utilización en nuestro cuerpo. Si sabemos que miles y miles de átomos entran y salen cada día de nosotros y que su renovación no se detiene en ningún momento y que esos átomos tienen una prolongada vida que nos supera. Pero no cabe inferir de ello que hay un espíritu posterior a la muerte ni un vagar de algo que nos recuerda por no se sabe que mundos imaginarios. La física de las partículas elementales está en sus primeros estadios de desarrollo y aún tendrán que pasar unos cuantos años para conocer a fondo esos fenómenos, pero ese conocimiento llegará en cualquier momento. La facultad de elaborar pensamientos y de investigar ha hecho de nosotros unos seres increíbles, aunque tengamos que pagar algunos peajes caros e incómodos por ese privilegio. Librarse de esos peajes solo es cuestión de tiempo y esa liberación nos ayudará a vivir mejor, no más, pero si mejor, menos enmarañados y con mayor facilidad para respetar y comprender a nuestros vecinos y amigos.
      Mi consejo es que aproveches bien el poco tiempo que te permitan tus obligaciones mundanas conforme a tu naturaleza espiritual, enfócala adecuadamente pero no te dejes embaucar; porque si tu espíritu es débil, asustadizo, fanático o fácilmente impresionable ante la majestuosidad de un santuario, serán otros los que te llevarán  allí donde les apetezca, bien sea el cura, el obispo el gurú, o cualquier otro guía espiritual el que maneje tu cerebro y tu universo de percepciones. Bien está que consideres los saberes y experiencias de tus mayores y libre eres de aceptarlas sin cuestionarlas, pero piensa que no harías lo mismo si te encuentras enfermo y será el bisturí y no las sanguijuelas lo que elegirás para curarte, de eso no me cabe ni una brizna de duda.
      Las experiencias alteradas de consciencia han demostrado que lamentablemente no se trata de manifestaciones de otros  mundos ni de dioses, tan cierto como el conocimiento médico ha demostrado que las enfermedades de los hijos no son consecuencia de los pecados de sus padres. Cierto es que las experiencias alteradas son tan potentes y vividas que incluso te puedes sentir como  si te hubieras convertido en un animal, en una bestia real o mítica, o incluso dueño de poderes extraordinarios como los chamanes de la antigüedad que así lo representaron en sus pinturas. Hay mucha literatura partiendo de los autores arriba mencionados, donde cualquiera se puede extender en profundidad. Hay trabajos serios y bien documentados acerca de los famosos y temibles túneles de luz, los vórtices, los pasos de un nivel a otro (lo que luego se reinterpretó como el cielo y el infierno) los ahogamientos y renaceres, los contactos son seres de otros mundos (los occidentales verán a Jesús mientras lo orientales verán a Buda), y así un largo etcétera. A la luz de estos conocimientos nada tienen de extraño las experiencias de Job (las del santo y las de Steve que disfrutamos en nuestros Iphones), las de San Pablo o cualquier otra parecida, incluyendo viajes astrales y demás iconografía surrealista.  Todo está contenido en nuestros humanos cerebros ya para desesperación de algunos, solamente en ellos.
      Resulta chocante y un tanto decepcionante comprobar que la humanidad baila “al son que tocan” las personas que tienen o han tenido ese tipo de experiencias desde la religión al arte, pasando incluso por películas de dibujos animados. Es curioso descubrir como han sido estos fenómenos de alteración de la mente los que han  alumbrado tales imágenes, tales relatos y las que han permitido que unos pocos “chamanes” nos hayan gobernado ( y por desgracia aún lo sigan haciendo), sumiéndonos en mundos misteriosos llenos de angustias y miedos. Cierto es que algunas de las mejores creaciones artísticas también han salido de esos mismos fenómenos y que la humanidad evoluciona en parte gracias a ellos, pero eso ya es  materia ajena a nuestros intereses presentes.
      No quiero despedirme sin haceros una petición y una propuesta. La petición os la hago de corazón y cabeza: si aún estáis en edad de educar a niños pequeños, tratad por todos los medios de no inculcarle ningún tipo de enseñanza religiosa al menos hasta que cumpla los veinticinco años que es la edad a la cual su cerebro estará totalmente formado y  maduro. De igual modo que no le haríais comunista o fascista, ni le llevareis al cine a visionar películas pornográficas, respetad también su educación espiritual y religiosa, al menos hasta que cuente con capacidad propia para analizar y posicionarse por si mismo en temas que van a afectar a su posterior desarrollo. En definitiva no le adoctrines pues en un futuro, esperemos que no muy lejano, se incluirá entre los derechos del niño el derecho a ser educado sin connotaciones religiosas de ningún tipo, y las sociedades tendrán que obligar a los gobiernos a cumplir esa norma con el mismo celo que las restantes ya vigentes.
      La propuesta puede ser algo sarcástica, pero si algún conocido vuestro está al borde de abandonar este mundo, lo sabe y lo acepta con buena voluntad, proponedle que una vez fallecido os comunique algo, ahora que disponemos de tecnologías tan fáciles de manejar como pantallas táctiles o teclados tan sensibles que cualquier espíritu de los tradicionales que movían mesas, sillas o vasos, no tendrá dificultad alguna para utilizar y dejar un mensaje. Que interactué por la noche con vuestros equipos, pero tened cuidado con vuestro hijos adolescentes que fácilmente os podrán engañar con psicofonías de última generación.  

      Damos pues por finalizado este blog y todas las ideas que acabamos de expresar en este comunicado final irán contenidas en un ensayo novelado con el que continuaremos trabajando en privado. Os comunicaremos la finalización del mismo para que podáis profundizar algo más  y mejor en lo anterior. Para quien no esté en nada de acuerdo con lo expuesto libre es de aportar las pruebas que estime oportunas y demostrar con ellas la valía de sus ideas. Gracias sinceras por haber detraído unos instantes de vuestros quehaceres para prestar atención a estas personales, y quizás íntimas reflexiones. 

"...Siento ser tan dramático pero es bastante cierto. Vuestro tiempo es limitado, así que no lo gastéis viviendo la vida de otro. No os dejéis atrapar por el dogma que es vivir según los resultados del pensamiento de otros. No dejéis que el ruido de las opiniones de los demás ahogue vuestra propia voz interior. Y lo más importante, tened el coraje de seguir a vuestro corazón y vuestra intuición. De algún modo ellos ya saben lo que tú realmente quieres ser. Todo lo demás es secundario".  Steve Jobs.

miércoles, 19 de marzo de 2014

UNA NUEVA PREGUNTA

  Revisando textos antropológicos acerca de la frontera entre lo sagrado y lo profano me ha surgido una duda que espero os haga reflexionar un poco: ¿Nace la religión de la necesidad de dar explicación a los hechos que se nos escapan o nace del deseo de manipular lo impredecible?. Me explico un poco más: entendemos que la religión tiene por objeto fundamental dar existencia a la vida tras la muerte y dar explicación a tantos fenómenos para los que aún no tenemos una convincente explicación científica, pero no hay que obviar que mediante determinados comportamientos, tales como sacrificios, circuncisiones, rezos, ofrendas, etc... el hombre trata siempre de manipular los designios del Dios que él mismo ha creado para que esos designios le sean claramente favorables, bien sea en forma de mejores cosechas, triunfo en batallas, protección individual y una segura vida ultraterrena donde abunden paraísos y una nutrida corte celestial a su servicio. ¿Cual de estas dos motivaciones está por encima?. Dicho de otro modo, si el hombre no pudiera influir de ninguna manera sobre los designios de la divinidad, ni ahora ni en su vida post-mortem, ¿seguiría creyendo?.
Espero que reflexionéis en profundidad sobre ello. En un año, más o menos os daré mi respuesta, porque os llevará un año resolver este enigma. 

miércoles, 27 de noviembre de 2013

CIENCIA Y RELIGIÓN

                                Parece ser que algunos científicos profundamente religiosos y próximos a la fe cristiana (no daré nombres) defienden desde un punto de vista científico algunos de los milagros descritos en los Evangelios, incluso la posibilidad de que un cuerpo fallecido pueda volver a la vida. Mi pregunta es: ¿Es lícito usar la ciencia que practicas para tratar de justificar tus creencias religiosas?.
                               En caso de que dicha justificación sea posible entonces no podríamos anatemizar a otros científicos de otras creencias religiosas que defendiesen la ablación del clítoris, por ejemplo, o cualquier otra “teoría” que demuestre que la mujer es inferior al hombre y que sus libros sagrados son ciertos.

                                Mi opinión: Creo que no todo vale cuando se trata de justificar las propias creencias religiosas. Lo contrario me parece mezquino. 

viernes, 13 de septiembre de 2013

UNA RESURRECCIÓN PROBLEMÁTICA


JESÚS resucita al hijo de la viuda de Naín

Texto: (Lucas 7:11-17) «Poco después Jesús, en compañía de sus discípulos y de una gran multitud, se dirigió a un pueblo llamado Naín.12 Cuando ya se acercaba a las puertas del pueblo, vio que sacaban de allí a un muerto, hijo único de madre viuda. La acompañaba un grupo grande de la población.13 Al verla, el Señor se compadeció de ella y le dijo: —No llores.
14 Entonces se acercó y tocó el féretro. Los que lo llevaban se detuvieron, y Jesús dijo:  —Joven, ¡te ordeno que te levantes!
15 El muerto se incorporó y comenzó a hablar, y Jesús se lo entregó a su madre.16 Todos se llenaron de temor y alababan a Dios.  —Ha surgido entre nosotros un gran profeta —decían—. Dios ha venido en ayuda de[b] su pueblo.
17 Así que esta noticia acerca de Jesús se divulgó por toda Judea[c] y por todas las regiones vecinas.»

     Este texto de Lucas plantea algunas incógnitas que quiero compartir con vosotros. En primer lugar asumamos el hecho de que Dios tiene una sola naturaleza y tres personas que son, en esencia, lo mismo: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. De ser así está claro que el Padre había tomado una decisión clara, el hijo de la viuda sería elevado al cielo porque esa era su voluntad y no entremos en los motivos de la decisión. Si Dios había tomado esa decisión ¿por qué permite que el Hijo, o sea, Dios mismo, la enmiende y lo resucite?. Es un hecho incongruente, pues si Dios es Omnisciente ya debía saber de antemano que su madre lo precisaba más en la tierra que en el cielo y de saberlo ¿por qué la tortura con ese mal trago?. No es coherente esta perícopa de la Biblia. No lo es porque Dios actúa caprichosamente arrepintiéndose de sus propias decisiones y dejándose influir por los lloriqueos de una madre apenada. Un Dios que actúa de este modo no es de fiar, pues en cualquier momento puede sentirse presionado o caprichoso y actuar de manera incoherente.
     Los redactores de la resurrección de Lazaro fueron más sagaces y al darse cuenta de este inconveniente ya nos apuntan que Lázaro dormía, no estaba muerto en realidad. De ese modo se salva el escollo de la viuda de Nain.
     ¿Debería la Iglesia cambiar la redacción de Lc 7?, pues si que debería porque sino estos temas de resurrecciones “a la carta” dejan abiertas puertas a que Dios se comporte caprichosamente y ponen en entredicho su omnisciencia y su bondad.
     No le pidas explicaciones al cura de tu pueblo, no te responderá, te dirá que debes creer por la fe, pero no te hará una exégesis convincente de este sucedido. Analízalo tú mismo y saca tus propias conclusiones. Quizás descubras misterios que nunca antes pensaste en resolver.

martes, 18 de junio de 2013

LA RELIGIÓN Y EL USO QUE DE ELLA HACEN LAS PERSONAS

     Un ateo convencido me interpeló en medio de la calle y me hizo la siguiente reflexión: “Yo no creo en Dios, ni que exista nada parecido, pero algo tiene que haber porque sino no se explica la maldad que tienen algunas personas”. El comentario venía porque una profesora le había puesto un mote a su hijo en clase, un mote despectivo que le ha causado bastantes problemas al muchacho. El padre estaba muy enfadado por este hecho, para el atribuible a una maldad que solamente un Dios perverso podría permitir. (La interpretación habitual suele ser  la contraria).

     He traído este ejemplo  para hacer ver como muchas personas confunden a las religiones con el uso que de la religión hacen las personas. Es importante el matiz y debemos diferenciarlo siempre. Cuando analicemos una religión en concreto debemos hacerlo estudiando su sistema de creencias, su filosofía, su teología, su dogmática y su praxis, pero nunca debemos hacerlo en base al uso o abuso que de la misma hacen determinadas personas. Este hecho es crucial, ya que si juzgamos a las religiones por las atrocidades o por las bondades que determinadas personas o individuos hacen de las mismas, no estamos analizando a la religión en si misma sino a un determinado colectivo que “usa” esa religión para sus fines. Es importante matizar e insistir bien en esta diferenciación pues de lo contrario muy pocas religiones serían dignas de se tenidas en cuenta. 
     El otro planteamiento es que estemos estudiando o analizando la repercusión sobre la humanidad que tiene o ha tenido una determinada religión en la historia del hombre, en ese caso si será importante el comportamiento de las personas, pero solamente en ese contexto. 
       Espero que con este breve comentario haya quedado clara la distinción, porque no siempre es así y es muy común  valorar  una religión por el simple comportamiento de algunos de sus miembros, que puede oscilar desde la bondad y el sacrifico y entrega hacia los demás  hasta el más radical fanatismo e intolerancia.

viernes, 17 de mayo de 2013

LA UTILIDAD DE LA RELIGIÓN (SEGUNDA)


                  El cristianismo llegó a España antes del siglo II, casi podríamos decir que España entró en contacto con los seguidores de Jesucristo al mismo tiempo que el resto de la Cristiandad. Llegó para quedarse. Llegó de la mano del catolicismo y de la mano de Roma. Sufrió persecuciones, múltiples avatares y Luego la lucha contra el Islam y contra los propios judíos antes de ser expulsados de España por los Reyes Católicos el 31 de Marzo de 1492. Reyes Católicos, su propio título los delata. España ha sido y es católica por los cuatro costados. En épocas recientes incluso por imposición del estado.
     Pero la religión católica como rama del cristianismo que es, no puede renegar de su origen judío. Jesús era judío. Lo fue durante toda su vida y nadie serio se atrevería a negar tal cosa. Jesús no era cristiano, porque el cristianismo aún no existía. Era un judío muy piadoso que aspiraba a mejorar el comportamiento de su propio pueblo dando un mejor cumplimiento a la ley y a los profetas de Israel, son hechos que no se ocultan ni en los propios evangelios cristianos: Mt 5 17/37:  “No crean que he venido a abolir la Ley y los Profetas: no he venido a abolir, sino a dar pleno cumplimiento”. (otros dicen; No penséis que he venido para abrogar la ley ó los profetas: no he venido para abrogar, sino á cumplir

         El cristianismo y por lo mismo el catolicismo nacen beben y crecen a partir  del judaísmo, de la religión de Abraham y Moisés. Por eso yo pregunto: ¿Le conviene a España en el mundo actual y presente una religión de inspiración judaica?. ¿No hay en el momento presente una mejor oferta espiritual para el hombre moderno que lo obsoleta ley de los profetas judíos?.
         Para quien ha sido machaconamente educado en ella no hay otra elección, pero para quienes han tenido libertad de elección deberían plantearse muy en serio cual es la oferta espiritual que mejor se adapta a sus necesidades. La espiritualidad debe evolucionar, como han evolucionado el resto de cuestiones que afectan al hombre y si no dejamos que un chamán analfabeto y drogado meta sus sucias manos en el útero de una mujer cuando va a dar a luz  (http://www.elmundo.es/elmundo/2013/05/11/baleares/1368297327.html) ¿por qué repetir rituales y salmodias igualmente cadudacadas?.
     Dentro de la propia Iglesia Católica hay corrientes de renovación, de modernización de su mensaje y de su ritual, pero yo no veo que esas corrientes respondan mejor a la demanda espiritual del hombre moderno de lo que lo han venido haciendo hasta ahora.
 ¿Qué opinas al respecto?, ¿te lo habías planteado alguna vez?. Si practicas alguna religión ¿la has escogido libremente y sin presiones de ningún tipo?, ¿o te ha venido impuesta por padres, educadores o sistema?.
¿Estás de acuerdo en que hoy hay mejores ofertas espirituales en el mercado que el catolicismo tradicional?.
No me sirve renegar del catolicismo para hacerse budista, eso es, no voy a decir una tontería, pero casi. No me refiero a cambiar una religión por otra parecida o igual. Si no sabes a que me refiero es que no tienes inquietudes espirituales o no has buscado mucho. Por eso escribo, porque creo que para las personas que no investigan en este campo hay un gran desconocimiento y es preciso encender algunas luces que vayan aclarando las tinieblas en que nos han metido.
     Debemos ser libres para desarrollar nuestras inquietudes espirituales y sobre todo no admitir los miedos y los temores que las religiones tratan de infundirnos.
¿Cómo es posible que en nombre de un Dios compasivo que es todo amor y paz, la gente viva atemorizada ante el castigo divino?. Porque la gente teme a Dios, teme que Dios exista y que haya una vida más allá de la muerte donde va a ser castigado y torturado, eso es lo que la gente teme. Es el temor a Dios lo que la gente sufre en silencio y a lo que teme.
¿Es justo que en estos tiempos sigamos con esas ideas de hace más de dos mil años?. ¿Es justo que las personas teman a Dios “por si las moscas”?. A mi me parece que no.
De rebote de esos temores y como salida a la frustración que producen nos han venido las drogas, la pornografía, el alcohol, un duro  y alto precio que estamos pagando por “sublimar” ese temor. (Y quizás la especulación sin límite que hemos vivido y el capitalismo feroz: ya que en la otra vida no voy a disfrutarlo pues atesoro en esta todo lo que pueda y luego que me quiten lo bailado)
Una sociedad libre de miedo no necesitaría volver sus ojos hacia el lado oscuro, disfrutaría con las cosas buenas de la vida sin recurrir a esa muestra de rebeldía paranoica y adolescente que representa el culto al sexo, al alcohol o a las drogas que ha ido naciendo y se ha desarrollado de los restos del naufragio del cristianismo en occidente.
¿Estás de acuerdo en poner fin al miedo?.
Espero que si, cuento contigo para ello.  

martes, 12 de marzo de 2013

LA UTILIDAD DE LA RELIGIÓN (PRIMERA)


                   Quiero iniciar una serie de comentarios y reflexiones acerca de la utilidad de la religión y sobre todo acerca de la certeza de recuperar en la otra vida todo lo que invertimos en esta en temas relacionados con la religión. También me gustaría sustanciar las ventajas de unas creencias frente a otras, es decir, ¿Qué religión nos ofrece una mayor y mejor vida futura, vida eterna?. Algunas hablan de paraísos, otras de reencarnaciones y otras de cielos repletos de ángeles.

            El cómico americano Emo Philips nos proporciona una frase para iniciar la reflexión que creo merece la pena dedicarle unos instantes de reflexión:

“When I was a kid, I used to pray every night for a new bike. Then I realised, the Lord doesn't work that way. So I just stole one and asked Him to forgive me”

                   Me tomo la libertad de traducirla "a mi entender"  pero sin faltar al espíritu de la misma:

“Cuando era un niño solía rezar cada noche pidiéndole a Dios que me consiguiera una nueva bicicleta. Con el tiempo me di cuenta de que Dios no actúa de ese modo, así que robé una bicicleta y desde ese día le rezaba pidiéndole que me perdonase”.

Las personas creyentes contestarán que es tu fe la que te indica el camino y que confiar en Dios  tiene que nacer de tu fe. Bien dicho está, pero ¿Qué es la fe?, ¿se educa, se compra, se nace con ella?, ¿varía a lo largo de la vida o es constante?, ¿se puede aumentar o disminuir, viene influida por desgracias, accidentes, golpes de fortuna etc.?-, ¿es característica del ser humano o hay otros seres vivos que la poseen?, ¿Existió siempre o se manifestó en un determinado  momento de la historia del hombre?.
Son preguntas racionales, que no se pueden contestar desde la fe,  pero uno no puede evitar realizarlas cuando se aproxima al estudio de la religión, es más, aún me atrevería a preguntar: ¿Es útil, es necesaria, es controlable?..
Seguiremos comentando en futuras reflexiones.

(FE: Creencia en algo sin necesidad de que esté confirmado por la experiencia o por la razón propias, según María Moliner, y según la Biblia: la Fe es la certeza de lo que se espera y la evidencia de lo que no se ve" (Heb 11:1).)


...

miércoles, 6 de marzo de 2013

LA RELIGIÓN DE NUESTROS HIJOS (SEGUNDA PARTE)

 Aunque ya hemos tratado someramente el tema en una entrada anterior, me gustaría volver sobre la cuestión de la imposición de la religión de nuestros antepasados a nuestros descendientes. En buena lógica cada persona debería ser libre de elegir como va a ser su vida y muy concretamente cual es su posicionamiento frente a la religión de sus mayores. Si transmitimos a nuestros hijos y nietos la religión de sus antepasados estamos estableciendo un vínculo y un vehículo claramente social y cultural. No estamos formando adecuadamente la espiritualidad de nuestros hijos sino más bien, inculcándoles un patrimonio cultural. Esa es al menos mi opinión.
Pero en el mundo actual se plantean muchas preguntas nuevas y así un día alguien que veía en la televisión un conocido programa de dibujos animados me preguntó: si un   devoto musulmán se casa con  una mujer devota de Buda, ¿de qué religión nacerá el niño?.  Una inocente pregunta, pero difícil de responder.
¿Puede una persona profesar las dos religiones de sus progenitores?. Si tu padre es judío y tu madre cristiana te pasarás el sábado en la sinagoga, y sin realizar ninguna actividad y el domingo irás a misa de doce  y lo pasarás también sin hacer casi nada. ¿No es ideal y deseable esa situación?. ¿A quien defraudar, a papa o a mama?.
Creo con Osho, que el mundo de la espiritualidad y cómo planteamos a nuestros hijos su formación espiritual debe ser sometido a una profunda revisión. El nuevo hombre necesita nuevos caminos para su desarrollo espiritual. Afortunadamente yo escribo un libro para ello. Espero llegar al final y que os gusten las conclusiones. Van a ser bastante novedosas, algunas incluso sorprendentes.